4 señales de que trabajás en un ambiente tóxico

Lidiar con un colega difícil en el trabajo puede ser algo cotidiano para la mayoría de los trabajadores, sin embargo, cuando el problema de raíz está en la organización, es más complejo evitar que perjudique nuestro desempeño.

La mayoría de nosotros hemos despertado un día sin ganas de poner un pie en la oficina, y no significa que odiemos nuestro trabajo. Pero cuando los sentimientos negativos son frecuentes, algo anda mal. En una oficina con mal ambiente de trabajo es común encontrarse con gente deprimida, liderazgo pasivo-agresivo, rumores destructivos, conspiraciones y negatividad.

Entonces, ¿qué hacer? Lo primero es identificar tu situación. Ahora bien, desafortunadamente, un ambiente laboral tóxico no siempre tiene solución. A veces sustituir a las personas que están a la cabeza puede generar grandes cambios, sin embargo, usualmente los empleados no tienen el poder de hacer que esto suceda. Así que si descubrís que te encontrás en un ambiente tóxico, lo mejor es utilizar todas tus habilidades para sobrevivir hasta que encuentres un nuevo empleo. Te contamos a qué señales tenés que prestar atención para darte cuenta.

  1. Tu jefe es un bully o matón

Un jefe bully generalmente se caracteriza por abandonar las conversaciones porque pierde el interés, burlarse abiertamente de sus empleados señalando sus defectos en frente de otros, recordarle a sus subordinados que él está por encima y tomar crédito por todos los logros pero apuntar hacia otros cuando surgen problemas.

¿Qué hacer al respecto? Ignorar a tu jefe es prácticamente imposible, pues, como ya sabés, escucharlo es básicamente tu trabajo. Sin embargo, podés establecer tus límites emocionales. Por ejemplo, recordá que las palabras de tu jefe no son un reflejo de tu trabajo, sino de su propio ego y sus problemas de autoestima.

  1. Nadie se comunica claramente

Los problemas de comunicación en el trabajo incluyen una comunicación incompleta o nula, retención de información y el hecho de proporcionar información engañosa. Si tu jefe constantemente evade tus preguntas o tus compañeros juran que “accidentalmente” te quedaste fuera de un email grupal por novena vez consecutiva, es probable que te encuentres en un ambiente tóxico.

¿Qué hacer al respecto? No podés forzar a los demás a que sean directos con vos, lo único que podés hacer es comprometerte a comunicarte claramente y sacarle partido a la comunicación escrita. También podés utilizar herramientas para organizar tus documentos y proyectos en común con otras personas.

  1. Nadie quiere tomar responsabilidad

Cuando estás en un ambiente laboral tóxico, tus jefes o tus mismos compañeros suelen culpar a alguien más por sus errores –ya sea dentro o fuera de la compañía– en vez de asumir la responsabilidad. Otra señal es que se le presta más atención a ver de quién fue la culpa que a solucionar los problemas.

¿Qué puedes hacer al respecto? Nuevamente, establecer tus propios límites emocionales. Si alguien te culpa por algo que no era tu responsabilidad, tené en cuenta que lo más probable es que no tenga nada que ver con tu desempeño en el trabajo.

  1. Tu trabajo es poco valorado

¿En tu oficina ascienden a quien se lleva mejor con el jefe y no a quien trabaja de manera eficaz y eficiente? ¿Tu trabajo es constantemente minimizado por tu jefe y tus ideas no son tomadas en cuenta? ¿Has tomado la carga de trabajo de otros empleados pero tu arduo trabajo no es reconocido? ¿La única retroalimentación que recibes por parte de tus superiores es cuando algo sale mal? Restar valor a los empleados es la clásica señal de un jefe narcisista que necesita rebajar a los demás para inflar su ego y, por ende, de un ambiente laboral tóxico.

¿Qué hacer al respecto? Si tu jefe está ignorando el empeño que pones en realizar tu trabajo, probablemente lo mejor sea mantenerte positivo mientras buscás un nuevo empleo. Otro punto importante es darte cuenta de que no podés controlar lo que otras personas dicen y hacen, pero sí tus acciones y reacciones al respecto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *