CÓMO ARMAR UN DISCURSO PARA FIN DE AÑO


Se acerca el momento de cierres, de balances, y de muchos brindis. Momento también de decir unas palabras, especialmente si ocupas una posición de líder o referente en un grupo. Que no te agarren desprevenid@. Tené a mano estos tips y construí un discurso efectivo, que genere valor para quienes te escuchan.


¿Nunca te pasó que te dieron la palabra sin previo aviso ante un montón de personas y, en cuestión de segundos, tuviste que sacar de la galera un discurso? Seguro que en tu cuerpo pasaron miles de cosas a la vez: nervios, dolor de estómago, sudoración, mente en blanco, ganas de salir corriendo. Eso se llama temor oratorio y se puede resolver más fácil de lo que crees. ¿Cómo? Con preparación, con planificación detallada de lo que vas a decir, sabiendo de antemano cómo lo vas a decir y a quiénes.

¿QUÉ QUERÉS DECIR?

Si ya sabés que este año posiblemente te toque decir unas palabras en público, ya tenés una gran ventaja: contás con tiempo para pensar y reflexionar sobre qué vas a decir. ¿Querés hablar de los objetivos cumplidos durante el año? ¿O preferís enfocarte en cómo, juntos, pudieron hacerle frente a una crisis? ¿O mejor tenés pensado dar un mensaje de esperanza y motivación para lo que se viene? Esas son las primeras preguntas que tenés que hacerte: qué objetivo buscás con el discurso y qué quieres decir concretamente.

ORDENANDO LAS IDEAS

Ahora que ya tenés más claro el contenido de tu discurso, el QUÉ, vas a tener que pensar en CÓMO organizar toda esa información. ¿Por dónde empiezo? ¿Cómo voy avanzando en mi discurso? Para eso es importante que conozcas las 3 partes básicas de un discurso: introducción, cuerpo medio y conclusión.

APLICAR LAS PALABRAS A CADA ETAPA

En la introducción, no pueden faltar los siguientes elementos:

  • Saludo: “Buenas tardes a todos y a todas…”
  • Agradecimiento: “Antes que nada, permítanme agradecerles por dejarme compartir con ustedes unas palabras que, al menos reflejen brevemente, lo contento que me siento en ser parte de esta empresa y en estar, otro año más, levantando una copa juntos…”
  • Introducción al tema: “Me gustaría destacar principalmente el trabajo intenso de todos ustedes, desde sus diferentes áreas, para poder lograr los objetivos de este año…”

En el cuerpo del discurso, desarrollamos el tema principal más profundamente. Para eso, podemos usar números, estadísticas o casos de éxito que le den credibilidad a lo que decimos, aunque por lo general en los brindis se apela más a lo emotivo que a la lógica. Es un buen momento para hacer un breve recuento de lo que fue el año y en dónde estamos parado hoy, en el presente.

Por último, en la conclusión vamos a desplegar las siguientes herramientas:

  • Resumen o redondeo: “En líneas generales, entonces, podemos sentirnos realmente orgullosos del trabajo realizado. Vamos por el camino correcto y estoy seguro que cada uno de ustedes siente lo mismo…”
  • Propuesta o llamada a la acción: “Los invito a seguir de esta forma, siempre sosteniéndonos en el compañero, trabajando codo a codo con nuestros equipos y fomentando los valores de la compañía en cada tarea que nos toque realizar. En el 2019 nos esperan nuevos desafíos y es necesario que nos encuentre así de preparados para poder superarlos con éxito, como lo hemos hecho hasta ahora…”
  • Saludo y cierre: “Así que levantemos esas copas bien alto y que pasen unas felices fiestas en familia. Salud y feliz año nuevo para todos…”

Ahora sí, estás list@ para transmitir ese mensaje clave y lograr un buen efecto en tus equipos de trabajo. A poner manos a la obra. Una vez que lo tengas redactado, no te olvides de practicarlo varias veces en el espejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *