COMER SANO EN EL TRABAJO ES POSIBLE

¿Estás siempre a las corridas cuando es hora de almorzar? Muchas veces no damos la importancia que merece nuestra alimentación a lo largo de las jornadas laborales. La forma en que comemos influye directamente en nuestro desempeño durante el día y, por sobre todo, en nuestra salud. Es común que para salir del paso caigamos en comidas rápidas o en el famoso delivery. O, peor aún, nos salteamos el almuerzo y cuando llegamos a casa comemos descontroladamente. Por eso, preparar una vianda en casa resulta una de las mejores opciones para cuidar nuestro cuerpo y no olvidar que alimentarnos bien es fundamental para nuestro día a día. En esta nota, te compartimos una serie de tips para armar la vianda ideal.

 

  • Acordate de tomar mucho líquido durante el día

En tu vianda no pueden faltar los saquitos de té o los calditos deshidratados de sopa instantánea. Los líquidos generan una sensación de saciedad y ayudan a que llegues con menos ansiedad a la hora del almuerzo. Y, por supuesto, no olvides llevar una botella grande de agua. Evitá las gaseosas y los jugos artificiales.

 

  • Tené siempre un snack sano a mano

Remplazá los bizcochitos y las frituras por una fruta, un yogurt descremado o un puñado de frutos secos. ¡Alejate de las expendedoras de golosinas!

 

  • Cociná de más en la cena

Si por la noche cocinás pollo, carne, pastas o cualquier otro tipo de comida, siempre vas a podés utilizarlo para la vianda del día siguiente. Un poco de pollo es el relleno perfecto para un sándwich o la proteína perfecta para una deliciosa ensalada. ¡No existen las sobras! Existen los ingredientes ideales para una vianda saludable.

 

  • Asegurate de incluir vegetales

Las verduras brindan nutrientes, saciedad y sabor a nuestras comidas. Si decidís llevar ensalada, acordate de llevar los aderezos aparte para que los ingredientes no pierdan su frescura. Es una buena idea reemplazar los aceites y los condimentos como la mayonesa, por otros como limón y vinagre.

 

  • Prepará alimentos para llevar al trabajo y congelalos

Un fin de semana al mes es suficiente para planificar tus viandas. Tartas de verduras, empanadas, vegetales cocidos, o incluso carnes al horno o a la parrilla van a resultar tus mejores aliados a la hora de preparar tu vianda. Guardalos separados en el freezer, ¡y tema solucionado!

 

  • ¡No te olvides del postre!

Después de comer suelen agarrarnos ganas de comer algo dulce. Una buena opción es la fruta o la gelatina, si es que contás con una heladera en tu espacio de trabajo. Sino, podés elegir algún dulce menos saludable como un pedazo de chocolate o una porción de torta, aunque siempre moderando la cantidad. Los únicos alimentos que dañan la salud, son aquellos que se consumen en exceso.

 

¿No sabías cómo armar tu vianda? Ahora ya tenés todos los tips para poder empezar a hacerlo. Olvidate de la pizza comprada y de las hamburguesas de comida rápida. ¡Cuidá tu salud todos los días!

 

Fuente: www.mejorconsalud.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *