¡CORRE FOREST, CORRE! MOTIVATE Y SALÍ A LAS PISTAS

Cuando vemos las publicidades de las marcas de indumentaria deportiva más reconocidas, salir a correr nos parece la mejor actividad del mundo, e incluso nos parece fácil. Sin embargo, después de la tercer salida al trote nos desmotivamos y abandonamos la carrera antes de llegar a la final. Te contamos algunos tips para ayudarte a no perder el ritmo.

Todo es cuestión de ver resultados, o al menos eso parece. Pero no seas tan terco, a medida que tu voluntad crece, también lo hace tu potencia, tu motivación y tu aptitud física para la actividad. Ahora bien, ¿cómo motivarse?

1. ¡No te distraigas, pensá en los beneficios para tu salud!

 

– Mejora el funcionamiento del corazón.

 

– Cuando corrés, el interior de los ventrículos aumentan un 20% de tamaño, lo que provoca que aumente el riego sanguíneo a través de todo el cuerpo, beneficiando a todos tus órganos.

– Reduce el colesterol malo, uno de los desencadenantes de las enfermedades cardíacas.

 

– Mejora el funcionamiento de los pulmones, y por consiguiente tu calidad de vida.

 

– Ayuda a perder peso rápidamente (es una de las actividades más eficientes para quemar calorías en poco tiempo).

 

– Aumenta la masa muscular.

 

– Mejora la digestión, ya que los nutrientes se absorben de manera más efectiva.

 

– Reduce la depresión y alivia los niveles de tensión o estrés.

 

– Aumenta tu libido y mejora las relaciones sexuales.

 

– Retrasa el envejecimiento

 

– Mejora el sueño y reduce las malas noches de insomnio.

 

  1. No intentes correrte la vida en tu primera salida, empezá de a poco y aumentá tu tiempo progresivamente.

 

Que quieras adelgazar o empezar a correr por placer no significa que tengas que estar una hora de repente. De hecho eso solo hará disminuir tu motivación, además de que tu cuerpo no estará preparado para ello.

 

Trata de establecer un tiempo desde el primer día y ve subiéndolo. Puedes comenzar por 10 minutos, o incluso 5, y a partir de ahí subir 1 minuto cada día.

 

  1. Proponete un objetivo, escribilo donde más te guste y no lo abandones por nada del mundo.

Este es uno de los puntos más importantes. Toda acción que carece de un objetivo termina por perecer rápidamente. Atate a un objetivo específico e intentá llegar a la meta. Incluso alguna promesa puede serte de utilidad.
Si por ejemplo quieres adelgazar, ponete el objetivo de adelgazar 2 kilos al mes y poné en tu habitación una foto visible (que puedas ver cada mañana y antes de salir a correr) de alguien cuyo físico te gusta y puedes alcanzar haciendo ejercicio.

 

  1. Reuní los mejores hits en una sola playlist y ponele el nombre de “RUNNING

La música te motiva, te distrae,  te relaja y te anima. El tipo de música esta a tu elección, pero asegurate que sea música que te haga conservar un mismo ritmo.

 

  1. Sumate a grupos deportivos o Running Teams.Muchas veces puede darte vergüenza salir a correr solo, en especial cuando no sos para nada profesional y frenás después de haber recorrido sólo tres cuadras. Unirte a un grupo puede ayudarte a que la actividad te resulte más divertida y más fácil.
  2. No te compares con los demás.

 

Compararte solo llevará a desmotivarte. Sos totalmente distinto a los demás y cada uno tiene sus virtudes deportivas y sus falencias, concentrate únicamente en las tuyas e intentá sacar provecho de tus habilidades y mejorá tus debilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *