HABLEMOS DEL MOBBING O BULLYING LABORAL


¿Cuantas veces escuchamos la frase “me hacen bullying en la oficina” y la tomamos livianamente pensando que se refiere a una simple broma o, como mucho, a algún compañero intenso que nos toma de punto para los chistes? Sin embargo, el bullying laboral existe y es cosa seria.


El acoso laboral o “mobbing” es una forma de maltrato (principalmente psicológico y moral) que se da en el ámbito de trabajo. Se caracteriza por un hostigamiento persistente, sistemático y continuo sobre el trabajador. Este hostigamiento se presenta de distintas formas, aunque no todas implican violencia física: amenazas verbales, instalación de rumores falsos para perjudicar a la víctima, burlas en público y en privado, asignación de tareas humillantes o no coincidentes con el perfil profesional de la persona, aislamiento adrede del resto de los compañeros, manipulación para que otros también se sumen al maltrato del acosador, entre muchas más.

Como vemos, el acoso puede provenir de uno o varios compañeros, de los jefes o superiores e incluso, aunque no es lo más frecuente, de parte de los subordinados. Se considera que el mobbing es una de las causas principales de estrés laboral y que puede llegar a tornarse crónico tomando la forma de lo que se conoce como el Síndrome de Burnout. Esta patología se da cuando la víctima no puede o no quiere abandonar su puesto de trabajo por más que pase allí las peores horas del día.

¿CÓMO ACTUAR ANTE SITUACIONES DE MOBBING EN TU EMPRESA?

Vos mismo podés ser víctima de mobbing o bien, ser el que identifica que uno de tus compañeros, colegas o colaboradores lo es. Estas recomendaciones que te damos a continuación, son útiles tanto para el primer caso como para aconsejar a otra persona:

El primer paso y más importante es tomar la decisión de denunciar. Si tenemos posibilidad de sumar alguna prueba que nos avale (como testigos o mensajes enviados por el acosador), mucho mejor. Pero sino de todas formas lo primero es verbalizar lo que está pasando ante las autoridades que consideremos según el caso. Nunca nos comamos el mal momento solos. Busquemos aliados entre los compañeros e incluso el apoyo de un psicólogo que nos ayude a expresar y liberar las emociones

Si sos víctima de mobbing o estas siendo parte de una situación tal, lo último que tenes que hacer es reaccionar con violencia. No es una buena idea actuar impulsivamente frente a las provocaciones porque eso le da más poder al acosador. Tampoco es recomendable malgastar nuestra energía discutiendo con esa persona. Muchas veces el maltratador lo único que quiere es irritar a la víctima con discusiones absurdas. Simplemente no sigamos su juego e ignorémoslo.

Otro buen recurso es usar el sentido del humor. Algo que no les gusta a los acosadores es darse cuenta que sus actos parecen no tener el efecto buscado y que, por el contrario, el otro los encuentra graciosos. Nunca pierdas la sonrisa y la amabilidad. Al llegar digamos siempre “buenos días”, aunque el agresor no nos responda.

Por último y no menos importante, te sugerimos aprender técnicas de relajación o de Yoga. Estas prácticas cuentan con numerosos beneficios para la salud como, por ejemplo: mejora la autoestima, el estado de ánimo y el sistema inmune, aumenta la productividad y mejora el descanso. De hecho, se ha comprobado que la práctica de Yoga en las empresas mejora también las relaciones interpersonales y genera mejores climas de trabajo.

Si crees que el Yoga es una buena herramienta para llevar a tu oficina y aflojar tensiones entre los colaboradores, no dudes en comunicarte con nosotros. Ahora que sabes lo que es el mobbing, es momento de actuar y prevenirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *