INSOMNIO: POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE DORMIR BIEN

Dormir bien es esencial para la salud, ya que mientras dormimos se producen modificaciones de las funciones cerebrales esenciales para la vida. Entre ellas, el desarrollo congnitivo, la concentración, la atención, la memoria y la función inmunológica. Si el buen sueño no es tu caso, en esta nota te contamos a qué se debe el insomnio y qué tenés que hacer para combatirlo.

Cantidad no es calidad

En primer lugar, es preciso prestarle atención a la cantidad y a la calidad de horas que dormimos. Dormir es un requerimiento básico de nuestro cuerpo, como comer o respirar. Cuando el sueño se ve alterado también se altera nuestra calidad de vida: tenemos mal humor, poco apetito y rendimos mal en el trabajo.

¿Qué es el insomnio?

La mayoría de las personas tiene un concepto errado sobre el insomnio. Las alteraciones en el sueño no siempre son insomnio. Existe, por ejemplo, lo que llamamos apnea del sueño que es un trastorno en el cual la persona realiza una breve pausa en su respiración mientras duerme, seguida por un ronquido fuerte. Eso puede despertarla e impedir un buen descanso, pero no necesariamente es insomnio.

Entendemos médicamente por insomnio a aquella circunstancia en la cual el paciente tiene sueño y queriendo dormir no puede concretar su objetivo, es decir no logra conciliar el sueño.

Causas del insomnio

Entre las más frecuentes: estrés, ansiedad, alteraciones del ritmo de vida, cambios de horario. Otras tienen que ver con enfermedades concretas o con el consumo de algunos medicamentos. Estas dos últimas causas requieren de un tratamiento médico específico, que variará según el paciente.

Cualquiera sea el caso, es únicamente dentro del consultorio médico donde se encausan las particularidades de cada persona. Por eso recomendamos acudir a un especialista para intentar identificar el motivo por el cual no podés dormir, y bajo ningún punto de vista, te autodiagnostiques.

Otras prácticas que te ayudan a conciliar el sueño son los deportes aeróbicos como el running o las técnicas de meditación, como el yoga o el mindfulness.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *