LA IMPORTANCIA DE LAS PAUSAS ACTIVAS

Las pausas activas o la gimnasia laboral son ejercicios físicos y mentales que realiza un trabajador durante un período de tiempo breve, para revitalizar la energía corporal y refrescar la mente. Durante mucho tiempo, se consideró que las pausas recreativas durante la jornada laboral no eran más que una pérdida de tiempo. Sin embargo, esto cambió radicalmente en el último tiempo. Se comprobó que los intervalos periódicos generan mayor productividad, fomentan la creatividad y mejoran la actitud de los colaboradores. Además,  son ideales para evitar que algunos miembros corporales se atrofien o sufran lesiones.

Actualmente, son varias las empresas que implementan las pausas activas debido a los múltiples beneficios que estas ofrecen tanto para los empleados como para el buen funcionamiento de las empresas. Después de un tiempo de trabajar en la misma posición todos los días, las personas comienzan a reportar molestias y dolores que deben solucionarse inmediatamente a través de fisioterapias o consultas a especialistas médicos. Incluso, pueden producirse afecciones de la salud a largo plazo. El trabajo demanda una gran parte de nuestras horas activas del día por lo cual debe comprender un espacio donde uno se sienta cómodo tanto física como emocionalmente.

Una de las ventajas de la pausa laboral activa es que no requiere de lapsos de tiempo prolongados para llevarse a cabo. Bastan 15 minutos de ejercicios de estiramiento, movimientos articulares de cabeza, hombros, cadera, brazos y piernas e incluso ejercicios oculares o respiratorios. Estas prácticas se realizan en la oficina, con una permanente coordinación de profesionales en la materia. Esta experiencia genera un alivio de la fatiga física y mental favoreciendo la circulación, mejorando la postura y aumentando la autoestima y la capacidad de concentración.

Las ventajas de estas prácticas son múltiples, inmediatas y de largo plazo, ya que promueven y dinamizan las actividades laborales de la empresa:

– Rompen con la rutina de trabajo, reactivan la energía y así mejoran los estados de ánimo y la capacidad de concentración

– Permiten establecer vínculos más cercanos y no estrictamente laborales con los compañeros de trabajo o colegas, dado que numerosas actividades son grupales e interactivas

– Previenen lesiones físicas (osteomusculares) y mentales (estrés o nervios)

– Reactivan las partes del cuerpo menos utilizadas durante la jornada laboral para evitar efectos nocivos para la salud

– Generan conciencia de la salud física y mental entre colaboradores y jefes

– Fomentan la motivación para realizar un buen trabajo

– Permiten que los miembros de la empresa se sientan cómodos en su espacio de trabajo 

El compromiso emocional de un trabajador con su empresa es mucho más importante que cualquier valor corporativo que se pueda transmitir. Las repercusiones de tomarse una pausa activa en el trabajo pueden incluso disminuir las ausencias laborales o las probabilidades de sufrir algunas enfermedades. Tanto Pymes como Empresas de gran envergadura están desarrollando programas de pausas activas en sus jornadas de trabajo evidenciando que, además de aumentar la satisfacción laboral y la productividad de sus empleados, mejora la imagen corporativa destacando la identidad de una compañía ocupada por la salud y el bienestar de sus colaboradores.

 

Fuente: www.elempleo.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *