Lo que podemos aprender de un triatleta

Si pasás horas delante de una computadora, podrías pensar que no tenés nada en común con un triatleta. Pero si lo que buscás es siempre ser mejor y más productivo, la ecuación es bastante similar. Y requiere de un factor clave que no debemos nunca ignorar: el descanso. Es de suma importancia encontrar el equilibrio entre el trabajo duro y las pausas. Si pensamos en los atletas, es fácil ver por qué necesitan descansar: realizan muchísimo esfuerzo físico que, en realidad, daña al cuerpo. Sólo durante el descanso y el período de recuperación es cuando el organismo empieza a sanar, adaptarse y a estar preparado para nuevos retos. Este es el principio fundamental detrás del entrenamiento básico de un atleta. Un concepto similar se aplica al trabajo creativo o profesional.

Por qué tomarse pausas en el trabajo

Un ciclo de trabajo y uno de descanso es clave para la gente que está aprendiendo una habilidad en profundidad, intentando ser productivo en la oficina o buscando una idea creativa.

Un psicologo llamado Mihaly Csikszentmihalyi descubrió que las personas con mejor rendimiento siguen un ciclo de total inmersión en su trabajo, seguido de un período de desconexión para descansar y recuperarse. Este ciclo de intenso trabajo seguido de grandes descansos permiten los momentos “eureka”, que son la base de las ideas revolucionarias, ya que esas revelaciones usualmente llegan cuando la mente está desconectada del trabajo.

Así que cuando tenés poca energía o estás atascado, es momento de descansar. Por eso estamos tan convencidos del poder que tienen nuestras pausas activas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *